¿Qué es una acción y cómo se hace dinero con ella?

Category: Vida de inversión

El mundo de las inversiones en la bolsa de valores parece complicado, pero a medida que se va entendiendo su funcionamiento y naturaleza se hace apasionante. Por ello, es importante detenerse en ocasiones a estudiar el aspecto más básico de los mercados: las acciones.

Si nos detenemos a pensar con atención en la naturaleza del mercado siempre es bueno regresar a su origen, pues las acciones son la pieza clave que ha permitido la existencia de las inversiones en empresas.

En el presente artículo esperamos detenernos en las características de una acción y cómo es que se hace dinero con ellas.

 

Las acciones y su origen

Al hablar de acciones debemos pensar en ellas como en las piezas de un gran rompecabezas.

Una acción es, por lo tanto, un pequeño pedazo de una empresa que, buscando capital, pone a la venta parte de su capital accionario. Gracias a este proceso, los inversionistas se dividen e intercambian la propiedad de la empresa.

Esto quiere decir que cuando compramos acciones somos dueños, en parte, de la totalidad de una empresa.

Sin embargo, de la misma manera que sucede con nuestro dinero, el valor de las acciones no es algo visible, pues nuestra propiedad sobre ellas es un contrato de intercambio que se procesa con un bróker, como Folionet.

Esto, como no podía ser de otra forma, nos lleva a pensar en la manera en que se puede hacer dinero con una acción y cómo funciona su valoración.

 

El valor de una acción en la bolsa

Es común que comprar acciones nos conduzca a realizar preguntas acerca de éstas, como: ¿si compro acciones las puedo vender al precio que yo quiera?, ¿al vender acciones puedo seleccionarlas de manera específica? y ¿si compro acciones a un valor y después a otro, mis ganancias son diferentes para cada una?

Aunque responder a esto no siempre es fácil, es bueno detenerse en estos detalles.

En primer lugar, es importante saber que, una vez compramos una acción somos dueños de ésta y su valor se establece en el mercado por la ley de oferta y demanda. En consecuencia, si compramos acciones de Apple (símbolo AAPL) a $144,57 y al cabo de un año el precio por acción de Apple está en $180,00, nuestras acciones tendrán ese valor.

En este sentido, las acciones no son diferentes a una propiedad como una casa, cuyo valor fluctúa con el mercado inmobiliario.

Ahora bien, es importante saber que si decidimos comprar o vender lo haremos al precio establecido por el mercado y que se refleja en nuestra cuenta. Para ello, la bolsa maneja y se rige por la ley del Mejor Precio Posible Disponible (NBBO por sus siglas en inglés), a través del cual vendemos y compramos.

 

¿Cómo comprar acciones en tiempos diferentes?

Esta explicación acerca del valor de las acciones también nos lleva a considerar qué es lo que sucede si nuestra posición se compone de acciones compradas en momentos diferentes.

Es común que pensemos, por ejemplo, que si compramos unas a un precio y otras a otro, el valor de nuestra posición será una suma de las ganancias de las primeras y de las segundas. Sin embargo, pensar de esta forma es un error.

En consecuencia, de la misma manera que sucede con el valor de las acciones, nuestras compras se recopilan en nuestro portafolio y representan el valor total de nuestra posición. Para ello se realiza un promedio en relación al tamaño de nuestra posición.

Es decir, si nosotros compramos, por ejemplo, una acción de General Motors (símbolo GM) a $40 a principios de año, una acción más a mediados de año a $50 y otra más en $57, nuestra posición será de tres acciones a $49.

Ahora bien, para el cálculo de nuestra posición sí se toman las ganancias de las dos primeras compras, pero no serán efectivas hasta que vendamos. En consecuencia, y considerando los $49 como el valor final, nuestra posición tendrá una ganancia no realizada de 14% o, lo que es lo mismo, $8. Una posición, por lo tanto, de 3 acciones de General Motors por un valor total de $147 dólares.

Sin embargo, estas ganancias no podrán ser utilizadas o retiradas hasta que no cerremos nuestra posición, bien sea en parte o completa. Para ello, el mercado funciona a través de un sistema de ganancias o pérdidas «realizadas» y «sin realizar», pues mientras nuestras posiciones están abiertas su valor fluctúa junto al mercado.

A continuación, complementamos la explicación con acciones de Palantir (símbolo PLTR) para un plazo de un año con tres acciones.

 

Conclusiones 

Siempre es bueno que pensemos en las acciones como un fragmento de propiedad sobre una empresa, aunque sea mínimo. Sin embargo, a diferencia de los bienes raíces, nuestra propiedad accionaria es más líquida, se puede vender más rápido y sólo se pagan impuestos con su venta o al recibir dividendos.

Asimismo, es bueno considerar nuestras acciones en relación a nuestra posición total, que suma todas nuestras compras sin importar la fecha en la que las abrimos.

Popular Posts