Principales índices bursátiles

Category: Academia

Las bolsas de valores, como ya sabemos, se componen de empresas que ofrecen sus acciones al mercado como un medio para obtener financiamiento y eso significa que diariamente un inversor se encuentra con una oferta heterogénea de oportunidades.

El crecimiento de las bolsas y su importancia para la economía global generó, a mediados del siglo XIX, un interés por mostrar su desempeño de manera más generalizada, permitiendo a los inversores y al público en general conocer el estado de la economía. Este interés culminó con la creación de los índices.

Los índices, como veremos, permiten conocer el desempeño general de la economía o de ciertos sectores de esta y han servido para popularizar las estrategias de inversión pasiva en la bolsa, alternativa para las personas que quieren aprovechar más sus ahorros.

 

Dow Jones: la tradición

Aunque no fue el primer índice bursátil creado, el Dow Jones Industrial Average (DJIA) se convirtió, gracias a The Wall Street Journal, en el principal índice para estudiar el desempeño de la bolsa de Nueva York durante el periodo comprendido entre el siglo XIX y mediados del XX.

El DJIA recopila el rendimiento de las 30 compañías industriales más importantes del mercado estadounidense y muestra el desempeño en el precio de sus acciones.

El Dow Jones se considera, por muchas razones, un índice clave para conocer el crecimiento o decrecimiento de la economía en los Estados Unidos desde su capacidad industrial. Sin embargo, con el paso de los años, su relevancia ha decaído, pues su enfoque y bajo número de empresas no es indicativo del crecimiento en el valor de las empresas.

Como consecuencia, la popularidad del Dow Jones no es la que era antes y cuando detenemos nuestra mirada en él debemos entender que apenas nos muestra una fracción de la totalidad del mercado – aunque quizás muestra la fracción más relevante.

 

S&P 500: la suma de las partes

En 1957, S&P Global Inc. introdujo este índice como una medida más general de conocer el desempeño global de la bolsa. El bajo número de acciones en el Dow Jones y el lento crecimiento de sus integrantes motivaron esta decisión.

Como consecuencia, el S&P 500 nació para mostrar el rendimiento ponderado de la capitalización de mercado de las empresas más grandes en las principales bolsas de los Estados Unidos. Esto significa que, a diferencia del DJIA, el S&P 500 muestra el valor de las compañías a medida que crecen y no su precio por acción.

Del mismo modo que promedia sus valores, este índice pondera el peso de las empresas que lo componen, por lo que también es un registro de las compañías que lideran el mercado a lo largo de los años, priorizando recientemente las empresas tecnológicas y minoristas y dejando atrás a las petroleras y conglomerados automotrices.

Como consecuencia, el S&P 500 representa aproximadamente el 80% de toda la capitalización de mercado en Estados Unidos y su evolución constante lo ubica como uno de los líderes de la inversión pasiva a través de ETFs y fondos mutuales, pues representa una tasa de retorno anualizada de 9.56% durante los últimos 25 años.

 

Nasdaq Composite: el estándar tecnológico

El auge de la tecnología y su creciente relevancia para las economías globales marcaron la introducción del Nasdaq, la bolsa digital que ocupa el segundo lugar en capitalización de mercado, solo por detrás del NYSE, y que representa en gran medida el desempeño de las empresas tecnológicas de Estados Unidos y el mundo.

La introducción del Nasdaq también trajo como consecuencia su índice propio, el Nasdaq Composite, que incluye casi todas las acciones que cotizan en la bolsa de valores Nasdaq, con más de 5000 empresas. Por su naturaleza, el Nasdaq Composite pondera la capitalización de mercado general y del sector tecnológico en particular.

Como consecuencia, este índice es más volátil que sus pares y representa grandes retornos, pero también registra caídas profundas y una volatilidad alta.

Como referencia a su volatilidad ponderada, cabe destacar que entre el 2000 y el 2002 registró una caída promedio anual del 30%, causado por un cambio de tendencia en Estados Unidos y una desconfianza creciente en la tecnología con la llegada del nuevo milenio. Sin embargo, su retorno en 2020 fue del 43,64%, siguiendo el boom tecnológico de la tecnología postpandemia.

Asimismo, otro índice importante es el Nasdaq 100, el cual refleja el comportamiento de las 100 empresas más importantes que cotizan dentro de dicha bolsa.

 

¿Cómo invertir en índices?

Un índice, a diferencia de una acción, no es un activo comprable y vendible, sino que recopila el desempeño general de un grupo de acciones. Sin embargo, esto no significa que no se pueda invertir en índices, pues actualmente estos representan la alternativa principal para las inversiones pasivas – uno de los métodos más populares de inversión considerando las bajas tasas de interés actuales.

Esto significa que, si queremos invertir en índices, debemos enfocarnos en activos como los ETFs, que en muchos casos tratan de imitar el comportamiento de los índices para facilitar las inversiones diversificadas.

Como referencia, a continuación, mostramos los principales ETFs de los índices mencionados, aunque es importante señalar que existen índices diversos que nos dicen, por ejemplo, el desempeño de compañías de semiconductores, el comportamiento del sector farmacéutico, el desempeño de los bancos, etc.

 

Principales ETFs de índices

Popular Posts