Mercados volátiles: ¿qué son y cómo interpretarlos?

En el último mes una palabra ha sobrevolado todas las discusiones sobre trading e inversión: la compleja volatilidad del mercado.

Pero ¿a qué nos referimos cuándo hablamos de volatilidad? y, más importante, ¿cómo interpretamos los mercados y las acciones volátiles?

Desde Folionet creemos que es importante que nuestros usuarios sepan más acerca de los procesos útiles antes de comprar acciones online para que tú experiencia sea la mejor posible. 

 

Volatilidad en trading de acciones

La volatilidad del mercado o un activo, en términos teóricos, es una medida de la frecuencia e intensidad de los cambios del precio del activo y se representa con la desviación estándar de dicho cambio en un horizonte temporal específico. En términos prácticos y más simplificados, la volatilidad es un indicativo del riesgo de una acción, pues los constantes cambios en un activo inciden en la dispersión de las pérdidas y ganancias al comprarlo.

En consecuencia, una acción volátil no sólo cambia de precio constantemente – algo común en la bolsa de valores – sino que los cambios de precio de esa acción tienden a ser pronunciados, tanto en sus subidas como en sus bajadas.

En las finanzas y a la hora de comprar acciones siempre son importantes los puntos de equilibrio y los puntos medios, pues indican la estabilidad de las acciones y el mercado. La volatilidad, de manera específica, nos indica cuánto se aleja una acción de su desviación estándar, un término matemático para designar el promedio de cambios de un activo. 

 

¿A qué nos referimos cuando hablamos de volatilidad?

Entender de manera precisa por qué existe un creciente interés en la volatilidad del mercado es difícil, pues el mercado siempre está en movimiento.

Sin embargo, de manera generalizada, hablamos de mercados volátiles cuando el mercado de valores sube y baja más del uno por ciento durante un período de tiempo sostenido, lo que impacta directamente el índice de volatilidad. Esto no significa que el mercado deba permanecer estable y en el mismo sitio para evitar la volatilidad, sino que las ganancias en tiempos estables se distribuyen de manera sostenida.

Dicho de otro modo, la volatilidad nos indica el sentimiento y apetito del mercado en momentos específicos, así como su interés o desinterés en comprar ciertas acciones.

El creciente interés de los inversionistas en una acción disruptiva envía la volatilidad por los aires, pues el crecimiento de la acción se aleja de su media. Al mismo tiempo, si los inversionistas deciden vender de manera masiva una acción por resultados decepcionantes en sus reportes de ganancias, esta acción verá su volatilidad en auge.

La volatilidad, en consecuencia, refleja también la susceptibilidad de una acción al interés del mercado, pues es un indicativo de los cambios (swings) en su precio a lo largo de un año. 

 

Indicadores de volatilidad en acciones

El estudio y cálculo de la volatilidad pretende darnos información acerca del riesgo que asumimos con las acciones que compramos, algo que podemos mitigar al diversificar nuestro portafolio.

Es por esto que es importante conocer la volatilidad de las acciones que compramos en la bolsa, pues una volatilidad más alta significa que el valor de un título puede distribuirse potencialmente en un rango más amplio de valores.

Para estudiar la volatilidad de las acciones existen diversos métodos. Por un lado, tenemos el cálculo tradicional de acciones individuales, que requiere tiempo y un cálculo dedicado. Por otro lado, podemos conocer la volatilidad de una acción de acuerdo a cómo se compara con el índice de referencia de mercado, el S&P 500, algo posible gracias al cálculo de la Beta (β) de una acción. A continuación, se explican los dos métodos:

 

1. Cálculo de la volatilidad: Desviación estándar

Para calcular la volatilidad de una acción por nuestra cuenta debemos, en primer lugar, buscar el precio de cierre (closing price) de esa acción en varios meses. En segundo lugar, debemos realizar un cálculo de la media de los precios, el cual se obtiene al sumar todos los valores y dividirlos por la cantidad de meses estudiados.

En seguida, debemos calcular la desviación al restar la media de cada uno de los valores seleccionados anteriormente. Por ejemplo: mes 1 – media; mes 2 – media, etc. Una vez tengamos las restas, debemos elevarlas al cuadrado para eliminar valores negativos.

Finalmente, debemos sumar el resultado individual de cada desviación calculada por mes, lo que nos dará un valor total que debemos dividir entre el total de meses estudiados. Este último paso nos dará la varianza (dispersión de precios), y cuando aplicamos la raíz cuadrada a la varianza obtenemos la media (rango de variación del precio).

Estos valores, tanto la media como la varianza, se representan en dólares (o la moneda que estemos estudiando) y muestran el rango de desplazamiento de los retornos de una acción. 

volatilidad_trading

Sin embargo, los traders en la actualidad prefieren utilizar otro método de cálculo más simplificado para comprar acciones conociendo su riesgo, comparando una acción con el resto del mercado, el método del Coeficiente Beta (β).

 

2. Beta de las acciones y beta del mercado

El método más accesible y utilizado para estimar la volatilidad de una acción es el uso del coeficiente Beta (β).

Este coeficiente permite conocer la volatilidad relativa de una acción en particular en el mercado. Una beta aproxima la volatilidad general de los rendimientos de un valor frente a los rendimientos de un índice de referencia relevante (generalmente se usa el S&P 500).

Es decir, la Beta (β) nos dice que tan volátil es una acción en relación al mercado en general, por lo que una acción que se aleja de la Beta del mercado es más riesgosa que una la cual no lo hace.

La Beta del mercado se tiende a calcular usando el S&P 500 como base y se representa con el número 1. Una Beta de uno es igual de volátil que el mercado, y nos indica que esa acción parece crecer o decrecer al mismo ritmo que éste.

Por el contrario, una acción con una Beta de 1.1 históricamente se ha movido un 10% más por cada movimiento del mercado; es decir, una acción con una Beta de 1.1 es 10% más volátil que la variación estándar del mercado. Esta clase de registro, y registros superiores, están relacionados con las acciones de crecimiento y las acciones que reportan grandes cifras de manera continua.

Alternativamente, una acción con una Beta de 0.9 históricamente se ha movido un 10% por debajo de la volatilidad del mercado. Esta clase de Beta, e incluso más bajas, son comunes en algunas acciones de valor y en las conocidas como tradicionales en el mercado.

El uso de la Beta es de ayuda para saber cuánto riesgo asumimos. Dicho de otra forma, con una acción de Beta 1.1 asumimos 10% más riesgo que con una acción de Beta 1.

El coeficiente Beta de una acción es un indicativo de riesgo sistemático, por lo que nos puede servir de referencia a la hora de conocer el riesgo de nuestro portafolio y la manera en la que podemos reducirlo gracias a comprar acciones para diversificar nuestro portafolio.

A continuación, te explicamos de manera simplificada entre los dos métodos para calcular la volatilidad de una acción.

volatilidad_trading

El cálculo de la desviación estándar es de utilidad cuando contamos con los datos de una acción y disponemos del tiempo para calcular sus datos en detalle, pero el coeficiente Beta es una forma más directa de comparar la volatilidad – y el riesgo – de nuestros activos con el resto del mercado.

Realizar un Análisis Fundamental antes de comprar acciones es siempre lo ideal, pues podemos conocer con datos precisos los detalles de una acción y entender su lugar y futuro en los mercados. 

 

Coeficiente beta y el riesgo a la hora de comprar acciones

Armar nuestro portafolio de inversión es una tarea para la que necesitamos estar seguros de la cantidad de riesgo que queremos asumir. Mientras más riesgo busquemos, más alto será el Beta de las acciones (y de nuestro portafolio).

Eso no significa que debamos tomar la Beta como el único indicador a la hora de comprar acciones online, pero siempre es bueno conocer el riesgo que asumimos con acciones específicas, especialmente en tiempos de grandes movimientos, volatilidad y cambios, como los tiempos actuales en el mercado de la bolsa de valores.

La infografía siguiente recopila de manera simplificada la distribución del riesgo en relación al Coeficiente Beta del mercado.

beta_mercado_trading

En consecuencia, a la hora de buscar acciones podemos entender qué tan equiparadas se encuentran en relación al mercado, algo que se puede apreciar de manera simplificada al analizar el coeficiente Beta del SPDR S&P 500 ETF Trust (Símbolo SPY,) el ETF principal del S&P 500. El SPY, en consecuencia, siempre tendrá un Beta de 1.00, pues sus movimientos imitan al índice que sigue, algo que explicamos de manera detallada en el artículo ETFs – ¿Qué son y cómo invertir en uno?

Simultáneamente, podemos enfocar nuestra investigación en acciones de crecimiento, las cuales tienen un mayor riesgo y volatilidad, algo que resumimos con esta breve selección de acciones de crecimiento.

acciones_volatiles

Es evidente que estas acciones representan un punto extremo en lo que se refiere a volatilidad, pero sirven de ejemplo a lo que tratamos de explicar: grandes crecimientos y grandes caídas también son indicativos de grandes riesgos.

Alternativamente, si buscamos acciones con Coeficiente Beta menor o igual a uno estamos invirtiendo en acciones menos volátiles, aunque eso no significa que no asumimos riesgo. Sin embargo, sólo en esta clase de acciones asumimos el conocido «riesgo del mercado», pues la volatilidad de nuestras acciones estará estrechamente correlacionada a éste.

 

Volatilidad: comprar acciones y su riesgo

En Folionet sabemos lo importante que es evitar grandes riesgos a la hora de comprar acciones online, por lo que nos gustaría cerrar esta entrada de nuestro Blog con la siguiente reflexión: cuando compramos acciones también compramos su riesgo, pues invertir es un proceso en el que damos nuestra confianza a una empresa al asumir su riesgo. En consecuencia, a la hora de comprar acciones siempre es bueno que te preguntes cuánta volatilidad estás dispuesto a asumir.

 

Un inversor necesita hacer muy pocas cosas bien si evita grandes errores. No es necesario hacer cosas extraordinarias para obtener resultados extraordinarios.

Popular Posts