Folionet

Compañías DTC y el proceso del clearing

Compañías DTC y el proceso del clearing

Comprar acciones en la bolsa de valores es una manera de adquirir activos de forma directa y sencilla, sin embargo, este proceso es más complejo de lo que podemos imaginar. En primer lugar, antes de que una acción se refleje en nuestro portafolio después de comprarla, comienza un proceso denominado la “ruta del trade”, sobre el cual hemos hablado en ocasiones anteriores. En esta ruta es clave el rol de las compañías DTC (Compañía Fiduciaria Depositaria, por sus siglas en inglés), las cuales se encargan de acumular acciones disponibles y entregarlas a los compradores de manera directa.

Las compañías DTC son clave en lo que se conoce como el proceso de clearing (compensación), que garantiza que nuestro dinero se intercambia por acciones de manera eficiente y asegurando el correcto cumplimiento de lo acordado en la compra.

Con este artículo del Blog de Folionet queremos introducirte al mundo de las compañías DTC y a los procesos de clearing, lo que nos permitirá mostrar la transparencia del proceso de compra de acciones en la bolsa de valores.

¿Qué es una compañía DTC?

DTC es un término que se refiere a las compañías depositarias de activos. Esto quiere decir que estas organizaciones se encargan de mantener de forma segura acciones en sus libros, las cuales se encuentran disponibles en el mercado para que nosotros las compremos.

Como bien sabemos, comprar acciones representa un proceso de intercambio (trade) que permite cambiar dinero por un activo. Sin embargo, gracias a las compañías DTC no es necesario que esperemos a que un propietario de una acción determinada la venda para que nosotros podamos comprarla. En este sentido, esta clase de institución actúa como una tienda con un gran almacén de acciones para que el mercado siempre cuente con liquidez.

Las compañías DTC existen desde el momento en el que se empezaron a vender acciones en formatos físicos, con contratos en papel que custodiaban en una infraestructura preparada para ello. Sin embargo, con el auge de las bolsas de valores y su eficiencia y liquidez, las acciones físicas se sustituyeron por certificados electrónicos que se reflejan en nuestros portafolios, los cuales salen en su mayoría del repositorio de una compañía DTC.

Sin embargo, nosotros no lidiamos de manera directa con una compañía DTC, pues para agilizar el flujo del mercado, existe un intermediario que nos ayuda, las compañías de compensación.

¿Qué es una compañía de compensación?

El proceso de compensación (clearing) existe para asegurar que las transacciones se realicen de manera ágil y eficiente. Para ello, estas instituciones se encargan de manejar la confirmación, liquidación y entrega de las transacciones.

Esto significa que una compañía de clearing sirve como un punto medio entre el bróker y el mercado DTC, desde donde salen nuestras acciones a nuestro portafolio. Para ello, las compañías de compensación almacenan el dinero que nosotros depositamos en nuestra cuenta, por lo que a la hora de comprar una acción identifican de manera directa nuestros fondos disponibles y se encargan de hacer llegar las acciones a cambio del dinero necesario.

De manera simultánea, el ente de compensación también se asegura de que nuestros fondos después de una venta se depositen de vuelta en nuestro portafolio de inversión.

Este proceso será el mismo para cualquier activo común dentro de las bolsas de valores. Sin embargo, la compra de penny stocks no se puede garantizar con la misma fluidez, ya que la oferta de dichas acciones es menos líquida y tanto las compañías DTC como las oficinas de compensación no las mantienen entre sus ofertas disponibles.

Un proceso interconectado

Como mencionamos anteriormente, este flujo de intercambio es posible gracias a “la ruta del trade”, un proceso cada vez más rápido y que se asienta en la tecnología disponible por Brókers como Folionet, que ofrecen una plataforma para comprar acciones en nuestros dispositivos móviles.

Sin embargo, por la propia estructura del mercado, la interacción entre la institución de compensación y la compañía DTC se ha regulado para asegurar que nuestro dinero está tan protegido como nuestras acciones. De allí se originó la regla T+2, una regulación que limita el uso de nuestro dinero o acciones durante los dos días posteriores a su compra o venta. Esto quiere decir que, si vendemos acciones en el mercado, debemos esperar 2 días para usar ese dinero de nuevo y para que se refleje de manera efectiva en nuestra cuenta. 

Un mercado disponible siempre

Consideramos importante destacar que la existencia de estas instituciones, junto con el Bróker como introductor al mercado, son la estructura clave sobre la cual se sostiene la seguridad del mercado. Por ello, cuando compramos acciones en Brókers registrados, como Folionet, no solo accedemos de manera libre a un abanico de opciones en las que invertir, sino que interactuamos con un mercado de grandes dimensiones sobre el cual se sostiene todo el flujo de información e inversiones globales.

Popular Posts